martes, 28 de septiembre de 2010

La Rexixtenxia Norte : hinchada fiel



Es el primer partido como local del segundo semestre del año y los hinchas caminan hacia el estadio agitando sus banderas y coreando los cánticos que han inventado para  su equipo. La emoción y las esperanzas por el nuevo campeonato y por la presentación en casa de las diferentes contrataciones hacen que el ambiente esté cargado de felicidad.
La pasión del fútbol está marcada por camisetas, gorras, banderas y tatuajes alusivos al equipo, cargados de mensajes significativos para el que los lleva en su cuerpo. “No somos moda, somos un sentimiento”, parece ser el lema de muchos de los integrantes de la Rexixtenxia Norte [1]que lo llevan tatuado en diferentes partes del cuerpo.


Cuando faltan sólo treinta minutos para que el árbitro pise el centro del [2]estadio Atanasio Girardot y dé el pitazo que marca el inicio del partido que en esta ocasión tendrá como visitante al América de Cali, la hinchada del equipo local comienza a ocupar la tribuna norte y en sus caras se puede observar la expectativa y las ganas de ver nuevamente a su equipo campeón.

Comienzan los cánticos acompañados de[3] “La murga del indigente” (instrumental de la barra) que con trompetas, bombos, platillos y redoblantes le demuestran a su equipo la pasión y el amor que sienten por los jugadores pues cuando estos comienzan a pisar el terreno de juego la hinchada corea sus nombres haciéndolos sentir como verdaderas estrellas y comienzan cantos como “ yo soy así gritando rojo te quiero voy a morir” o “vamos vamos poderoso que esta tarde tenemos que ganar” que hacen de la tribuna una fiesta sin igual.

Esta tribuna es incluyente pues en ella se observan familias enteras, jóvenes, viejos, ricos, pobres, todos vienen con el mismo fin; apoyar a su equipo del alma.
Antes de que comience el primer tiempo aprovecho para hablar con varias personas que tengo a mí alrededor.
Camilo es un joven de veintidós años que hace parte de la Rexixtenxia Norte, y desde el mismo momento en el que sale del estadio, cuenta las horas que faltan para estar nuevamente alentando al equipo que lo llena de alegrías cada día y que en algunas ocasiones le ha traído tristezas, pero que según él son pasajeras pues al traer a su mente los tres títulos que ha celebrado, deja esto en el olvido.
Entre cerveza, vino, cigarrillo y marihuana, Camilo no puede ocultar la pasión y el amor tan grande que siente por su camiseta y por su combo, al que hace parte desde hace ya siete años y del que tiene excelentes recuerdos ya que según él “ en ´dextruxion´ no hay rivalidades, aquí todos somos hermanos y estamos es para ayudarnos”.

La pasión según el partido
“Estar dentro de la barra genera mil emociones, pero hay partidos más emocionantes que otros” dice Camilo, quien el día del partido sale de su casa con varias horas de anticipación para reunirse con su combo y escuchar a Sebastián conocido como “el sucio” quien es el líder de “dextruxion” y luego comienzan la fiesta en que hay canticos, acompañados de cerveza y vino.

“Dextruxion” fue creado hace diez años y está compuesto por setenta personas que fecha tras fecha se reúnen en el barrio San Javier, ya que este fue el lugar que escogieron como punto de encuentro pues la mayoría de miembros viven allí.
La Rexixtenxia Norte es conocida en Colombia, como una de las hinchadas más fieles y con más aguante, pues a pesar de que el Deportivo Independiente Medellín ha tenido épocas de pobreza de títulos, la hinchada no desampara al equipo y sigue alentándolo hasta que el DIM se acuerda que la victoria existe, es por esto que cuando el equipo juega de visitante los fanáticos viajan a verlo y lo hacen sentir como en casa generando confianza y así poderse devolver para la capital de Antioquia con el título. Para Camilo “los partidos de visitante generan más emoción y cuando el equipo logra traerse los tres puntos como que el amor por la camiseta se hace más grande”.

Fernando es un hombre de cuarenta y cinco años, que posee muchos parecidos con [4]Rafael Di Zeo, el líder de la barra de Boca, la Doce, y considerado uno de los hombres con más peso en el mundo Xeneize. Él comienza a contarme sobre su trayectoria en la barra y dice que la diferencia con las demás hinchadas es que en la Rexixtenxia no sólo hay amigos de estadio sino que se sienten como una familia, que es por esto que se encuentran en semana para jugar fútbol y para discutir sobre los próximos rivales del equipo y sus respectivas hinchadas.


El minuto 43 estuvo cargado de cánticos, alegría y trompetas, pues fue el minuto de la victoria donde Luis Carlos Arias logra reventar la red y por poco las gargantas de la mayoría de los presentes que no dudaron en mostrar el amor que sienten por el poderoso y que comenzaron a ilusionarse nuevamente con ver a su equipo campeón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada